HISTORIA DE LA HIDROTERAPIA DE COLON

instalaciones de hidroterapia de colon

La historia del agua como agente terapéutico comienza en la prehistoria. Los hombres observaban que los animales heridos o enfermos se acercaban a manantiales de agua caliente o con un sabor u olor distinto a la que solían beber, y que después se mejoraban.

En esa época, el hombre primitivo consideraba la enfermedad como un castigo divino y la curación como una purificación. Según las creencias de aquélla época, las personas se ponían enfermas por haber perdido el favor de los dioses, y para recuperar la salud, recurrían a purgas y lavados internos. De hecho, el orígen de la palabra “farmacia” procede del griego "pharmakon", que significa “purificación a través de la purga”.

En el año 3500 A.C., en el valle del Tigris y el Éufrates, los sumerios ya disponían de métodos similares a los actuales; recurrían a gárgaras, inhalaciones, supositorios, enemas, cataplasmas, decocciones, infusiones, píldoras, lociones, unturas y enyesados.

En los escritos del Mar Muerto también se hacía alusión al uso de los enemas; para su práctica se utilizaba una caña hueca o una calabaza vaciada con la que facilitaban el fluir del agua en el recto.

En el Papiro de Ebers que data de 1500 A.C. se hacía referencia al lavado de colon como una práctica habitual de higiene, describiéndola como la infusión de substancias líquidas en el “gran intestino” a través del ano.

Hipócrates (Siglos IV y V A.C.) recomendaba los enemas para eliminar la fiebre.

Galeno (Siglo II D.C.) era un gran defensor del uso de enemas.

Corte, en el año 1600 D.C. desarrolló la primera distinción entre la irrigación de colon y la terapia del enema, popular en esa época.

A finales del siglo XVIII los médicos Sigmund y Johann Hahn defendieron las aplicaciones hidroterápicas para eliminar los desechos y ser así un preventivo para evitar diferentes enfermedades.

Los aportes de la hidroterapia de colon quedan expresados en las palabras del Dr. Waddington cuando dijo: “el mal funcionamiento del intestino es el precursor de muchas enfermedades, sobre todo de las enfermedades crónicas. La restauración fisiológica de la eliminación intestinal es a menudo el beneficio previo más importante a la restauración eventual de la salud en general”.

La hidroterapia de colon es una técnica de higiene corporal que beneficia a todas las personas a mejor su estado psico-físico, pero nunca debe reemplazar un tratamiento médico si usted padece alguna enfermedad, ya que la higiene de colon no tiene como finalidad tratar patología alguna.